21 oct. 2010


No te fies ni de tu hermano,
se te cuelgan de la cruz.
Quisiste con ternura y el amor,
te devoró de atrás, hasta el riñón.
Se rieron de tu abrazo y ahí nomás,
te hundieron con rencor, todo el arpón.
Amargo desencuentro,
porque ves que es al revés.
Creíste en la honradez y en la moral,
que estupidez.
Por eso en tu total fracaso de vivir,
ni el tiro del final te va a salir ♫♪

No hay comentarios:

Publicar un comentario